Sin dudas, el calor del verano, los días más largos y el buen tiempo en general incrementan tus ganas de pasear y desplazarte con la familia o los amigos en tu coche. No eres el único. Otros también salen. Las estadísticas muestran que hay más vehículos en las calles en verano que en otras estaciones del año. Más horas a la intemperie con ese calor intenso y el bombardeo de rayos ultravioletas. Se hace imprescindible pues tomar recaudos o medidas y protegerse del sol puede ser un factor primordial para cuidar mejor tu coche. No hacerlo es exponer a deterioro la pintura exterior, el tapizado interior y hasta dañar el motor. He aquí algunos consejos para tener en cuenta:

  • Revisa regularmente con el chequeo mecánico que los niveles de líquidos de aceite, agua y refrigerante estén bien para que el motor no se sobrecaliente. Cada vez que enciendas el motor, asegúrate que las agujas indicadoras de temperatura no estén en la zona roja. Si es así, no conduzcas.
  • Lava la carrocería semanalmente. Quita los insectos y las deposiciones de los pájaros que con el calor y los rayos solares pueden ser aún más abrasivas. Si vas a lavarlo tú, no lo dejes secar al sol y si optas por un lavadero, escoge un lavado manual que es menos invasivo que los cepillos del lavadero automático. Siempre que puedas utiliza los productos especialmente elaborados para autos. El detergente de cocina puede tener componentes no aptos para carrocerias. Además hay cepillos, esponjas y trapos que quitan la suciedad y no rayan.
  • Vas a la playa…y el agua, el viento, la arena y todo lo que está alrededor se encuentra impregnado de sal. La sal de mar es nuestro principal enemigo. Por eso, lávalo con mayor frecuencia para eliminar la posibilidad de corrosión así también.
  • Estaciona siempre que puedas del lado de la sombra y si vas a dejar tu auto ahí por un largo tiempo fíjate que la sombra en la que lo dejes no se esfume con los movimientos del sol. Quizás sea preferible ubicarlo en un lugar al sol pero que después se torne sombra. Elude las horas del mediodía siempre que puedas.
  • Para evitar que los interiores se decoloren, utiliza parasoles protectores en los vidrios delantero y trasero y sábanas viejas o lonas para los tapizados. No es chiste. ¿Has visto acaso las cortinas o sillones quemados por estar siempre al sol?